Obesidad

Resúmenes

J Hum Lact. 2014 May;30(2):136-42. doi: 10.1177/0890334414526950. Epub 2014 Mar 18. Programming of appetite control during breastfeeding as a preventative strategy against the obesity epidemic. Hassiotou F, Geddes DT.

Programación del control del apetito durante la lactancia como estrategia preventiva contra la epidemia de obesidad

La Obesidad Impacta un número cada vez mayor de personas, siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Las tasas de obesidad en adultos se han duplicado en sólo 30 años, contribuyendo a 2.8 millones de muertes anualmente. Aún más preocupante es la prevalencia de la obesidad en los niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que más de 40 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso en 2011.Dado que los niños obesos son propensos a convertirse en adultos obesos, la incidencia de esta enfermedad seguirá aumentando rápidamente, causando problemas de salud importantes, como la discapacidad y la muerte prematura. Esto ya ha comenzado a ejercer una presión enorme sobre los presupuestos federales de salud, afectando la economía mundial.

La obesidad es una enfermedad prevenible, y su aparición depende de las decisiones de estilo de vida y nutrición que tomamos. Las últimas investigaciones muestran que, en cierta medida estas decisiones dependen de la programación temprana. Desde el útero, las opciones nutricionales maternas comienzan a dar forma al desarrollo de mecanismos de regulación del apetito del feto. Esto continúa después del nacimiento durante la lactancia. La nutrición infantil en el periodo postnatal temprano juega un rol crítico en la regulación del apetito a corto plazo, así como en la programación metabólica del balance de energía, con efectos a largo plazo en la adolescencia y adultez. La lactancia materna contribuye al control del apetito a corto y largo plazo, destacandose como una ventana de intervención temprana para la prevención de la obesidad. 

______________________________________________________

Borja JB. The impact of early nutrition on health: key findings from the Cebu Longitudinal Health and Nutrition Survey (CLHNS)Malays J Nutr. 2013 Apr;19(1):1-8.

El impacto de la nutrición temprana en la salud: principales conclusiones de la Encuesta Longitudinal de Salud y Nutrición de Cebú (CLHNS). 

En uno de los estudios de cohorte de mayor duración en el sudeste de Asia se examinó los factores determinantes y las consecuencias del bajo peso al nacer y la nutrición temprana en el crecimiento y desarrollo del niño incluyendo otros problemas de salud, nutrición y cuestiones demográficas en el curso de la vida de los participantes del cohorte.

Entre los hallazgos se han documentado los efectos importantes de la mala nutrición materna más allá de retraso del crecimiento fetal (que se manifiesta a través de bajo peso al nacer). Las madres que tenían menor ingesta de energía y el estado de nutrición era pobre durante el embarazo tuvieron bebés que estaban en riesgo de tener mediciones de presión arterial más altas en la adolescencia. Los bebés que nacen pequeños al nacer no sólo eran más propensos a problemas de salud incluyendo mayor riesgo de enfermedad cardiovascular posteriormente en la vida. Entre los varones, los nacidos delgados al nacer tuvieron un alto índice de masa corporal en la edad adulta y un mayor riesgo de presión arterial sistólica elevada. Alimentación infantil temprana también tuvo efectos a largo plazo sobre la salud. La lactancia materna no sólo brindó protección contra la morbilidad y la desnutrición crónica en la infancia, sino también redujo el riesgo de niveles de resistencia a la insulina y de triglicéridos en la edad adulta entre los varones. Alimentación complementaria retardada se asoció un menor riesgo de sobrepeso en la edad adulta joven. Un efecto matrilineal intergeneracional también se observó entre los participantes, el peso de nacimiento de la madre se asoció positivamente con el peso al nacer de su hijo. 

Los hallazgos CLHNS apoyan las recomendaciones de la OMS para la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, la introducción oportuna de alimentos complementarios y la lactancia continuada hasta los dos años. Dado que la nutrición infantil comienza en el útero, los programas deben centrarse en mejorar la nutrición materna durante el embarazo para reducir al mínimo el riesgo de bajo peso al nacer.

______________________________________________________

Desai M, Beall M, Ross MG. Developmental origins of obesity: programmed adipogenesisCurr Diab Rep. 2013 Feb;13(1):27-33. 

Orígenes del desarrollo de la obesidad: adipogénesis programada

La obesidad y sus enfermedades relacionadas son la principal causa de muerte en la sociedad occidental. 

Se asocia con:

  • exposiciones ambientales prenatales y neonatales, especialmente la nutrición. 
  • desarrollo alterado de órganos, respuestas de señalización celular y modificaciones epigenéticas. 
  • bajo peso al nacer con un aumento rápido después del nacimiento
  • obesidad materna
  • mayor peso al nacer
  • adipogénesis programada 
  • dieta alta en grasas 
  • poca actividad física

La prevención de la obesidad infantil sigue siendo una alta prioridad. Un objetivo importante para los recién nacidos prematuros de bajo peso al nacer es el logro de un peso satisfactorio para el alta hospitalaria. Contrariamente a la práctica existente, puede ser conveniente limitar el aumento de peso rápido en el período neonatal. La lactancia materna exclusiva proporciona un enfoque para la prevención de la obesidad y la resistencia a la insulina, tal vez debido a los nutrientes favorables, la composición hormonal y la limitación natural que evita la alimentación excesiva. 

______________________________________________________

Yang Z, Huffman SL.Nutrition in pregnancy and early childhood and associations with obesity in developing countries. Matern Child Nutr. 2013 Jan;9 Suppl 1:105-19. doi: 10.1111/mcn.12010.

Las preocupaciones por las crecientes tasas de obesidad en los países en desarrollo han llevado a cuestionar el impacto de la nutrición materna e infantil temprana sobre el riesgo de obesidad más adelante. Los objetivos de la revisión son resumir los estudios sobre la asociación entre la nutrición durante el embarazo y las prácticas de alimentación infantil con obesidad más adelante desde la infancia hasta la edad adulta y para identificar las posibles formas de prevenir la obesidad en los países en desarrollo. Como se identificaron pocos estudios en los países en desarrollo, se incluyeron los estudios clave en los países desarrollados en la revisión.

Se asoció a un mayor riesgo de obesidad 

  • La ingesta diaria prenatales pobres de energía, proteínas y micronutrientes
  • Las hembras parecen ser más vulnerables que los varones cuando sus madres no reciben energía suficiente durante el embarazo. 
  • Al influir en el peso al nacer, la nutrición prenatal óptima podría reducir el riesgo de la obesidad en los adultos. 
  • Mientras que el peso al nacer normal (2500-3999 g) se asoció con un mayor índice de masa corporal (IMC) en los adultos, por lo general, se asoció con una mayor masa magra y menor masa grasa en comparación con los de bajo peso al nacer (<2.500 g). 
  • Bajo peso al nacer se asoció con un mayor riesgo de síndrome metabólico y obesidad en los adultos. 
  • La lactancia materna y la introducción oportuna de alimentos complementarios, mostró proteger contra la obesidad en el futuro.
  • Ingesta alta de proteínas durante la primera infancia, se asoció con una mayor masa grasa corporal y obesidad en la edad adulta. 
  • En los países desarrollados, el aumento de la ganancia de peso durante los primeros 2 años de vida se asoció con un mayor IMC en la edad adulta. Sin embargo, estudios recientes en los países en desarrollo mostraron que un mayor IMC estuvo más relacionada con una mayor masa corporal magra que masa grasa. 
  • Parece ser que el aumento de la longitud a los 2 años de edad se asoció positivamente con la altura, el peso y la masa libre de grasa, y fue sólo débilmente asociada con la masa grasa. 
  • Las asociaciones de protección entre la lactancia materna y la obesidad pueden diferir en los países en desarrollo en comparación con los países desarrollados debido a que muchos estudios en los países desarrollados utilizan la alimentación con fórmula como un control. Las investigaciones futuras sobre la relación entre la lactancia materna, la introducción oportuna de alimentación complementaria o rápido aumento de peso y la obesidad están garantizados en los países en desarrollo. 
  • El enfoque de las intervenciones para reducir el riesgo de obesidad en la edad adulta en los países en desarrollo podría incluir: la mejora del estado nutricional de la madre durante el embarazo para reducir el bajo peso al nacer; mejorar la lactancia materna (incluyendo duración de la lactancia materna exclusiva y total); la introducción oportuna de alimentos complementarios de alta calidad (que contienen micronutrientes y ácidos grasos esenciales), pero no excesiva en proteínas; 
  • se necesitan más pruebas para conocer el alcance de la ganancia de peso y el aumento de talla durante la primera infancia en relacionados con la composición corporal en la edad adulta.

______________________________________________________

Koletzko B, von Kries R, Monasterolo RC, Subías JE, Scaglioni S, Giovannini M, Beyer J, Demmelmair H, Anton B, Gruszfeld D, Dobrzanska A, Sengier A, Langhendries JP, Cachera MF, Grote V; European Childhood Obesity Trial Study Group. Infant feeding and later obesity riskAdv Exp Med Biol. 2009;646:15-29. 

Hace unos 30 años, Günter Dörner propuso que la exposición a las hormonas, metabolitos y neurotransmisores durante períodos limitados y sensibles del desarrollo temprano ejercen efectos de programación en el riesgo de enfermedad en humanos adultos. La programación temprana de la salud a largo plazo ha recibido un amplia atención y apoyo científico. Por ejemplo, la evidencia aumenta sobre los efectos de programación según las opciones de alimentación infantil en el riesgo de obesidad más adelante. Meta-análisis de estudios observacionales indican que la fórmula aumenta el riesgo de obesidad en la edad escolar en un 20%, en relación a la alimentación con la leche materna, incluso después de ajustar variables de confusión biológicas y sociodemográficas. Y es posible que sea por un exceso de proteína en las fórmulas. Estas hipótesis se prueban en el Proyecto de Obesidad Infantil Europeo, en un ensayo aleatorio doble ciego de intervención en más de 1.000 niños en cinco países europeos (Bélgica, Alemania, Italia, Polonia y España). Los bebés alimentados con fórmula y fórmulas de seguimiento fueron aleatorizados durante el primer año, según los contenidos más altos o más bajos de proteína. El seguimiento a los 2 años de edad muestra que el menor aporte de proteínas con fórmula normaliza el crecimiento inicial en relación con un grupo de referencia de bebés amamantados y según la referencia de crecimiento de la OMS. Estos resultados demuestran que la modificación de las prácticas de alimentación infantil tiene un potencial importante para la promoción de la salud a largo plazo y debe impulsar una revisión de las recomendaciones y políticas para la composición de los preparados para lactantes.



Yanet Olivares, IBCLC
mamaRD.org provee información basada en evidencia, apoyo y recursos en alimentación infantil, amamantamiento y crianza.
La información contenida no sustituye el diagnóstico y tratamiento de su médico o proveedor de salud.