Nutrición

La nutrición de la madre que amamanta, al igual que la de la población en general, va a variar dependiendo de la cultura, estilo de vida, preferencias, clima, recursos económicos, condiciones de salud, etc.

El plato que recomienda la escuela de salud pública de Harvard es el siguiente:

Spanish_General_HEP_Feb2015-1024x801

Otras recomendaciones de aquí y de allá:

  • Consumir alimentos frescos y variados, tan cerca a su estado natural como sea posible.
  • Tener disponible refrigerios para esos dias en que el bebé demanda mucho y no hay tiempo para preparar platos complicados, como por ejemplo:  palitos de zanahoria / apio / pepino o pan integral o pan pita con humus o mantequilla de almendras crema de ajonjolí,  Babaganoushgranolafrutas secas, sopas, nueces, germinados, etc.
  • Ingerir líquidos según la sed (no es necesario beber de más) y tener líquidos cerca para cada vez que amamante y tenga sed. Si la orina es clara indica suficiente cantidad de líquidos; si padece estreñimiento, es que está consumiendo pocos líquidos y fibras; ingiera más líquidos y frutas (ciruela, lechoza, pera), vegetales crudos y cereales integrales.
  • Comer según el hambre; muchas veces es preferible comer más frecuente y en menos cantidad que pocas veces grandes cantidades.
  • Guardar los vegetales y frutas ya lavados para prepararlos más fácilmente. Cuando cocina, puede multiplicar las cantidades para guardar para otra comida, incluso algunas pueden ser congeladas, como por ejemplo: los granos.
  • Alimentos orgánicos. Ante la amenaza de los daños a la salud que puedan ser provocados por herbicidas como el glifosato, muchas familias deciden optar por consumir productos orgánicos. En Argentina se ha vinculado los agroquímicos con cáncer, malformaciones y pérdidas de embarazos
  • Productos modificados genéticamente (GM). A pesar de que el FDA no regula que se etiquete los productos GM, muchas personas están demandando transparencia ya que presentan un riesgo a la salud, al medio ambiente, a los agricultores y a la seguridad alimenticia. Estudios han mostrado que las ratas alimentadas con tomates GMO tuvieron úlceras estomacales. El hígado, pancreas y testículos fueron alterados en ratones alimentados con soya GM, las arvejas GM provocaron reacciones alérgicas. Las ratas alimentadas con papa GM tuvieron un crecimiento intestinal similar a condiciones pre-cancerosas. Por otro lado, los productos GM no han mostrado un mejor contenido nutricional ni razones convincentes para correr estos riesgos. La Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM) reportó que los estudios con animales indican serios riesgos a la salud tales como infertilidad, sistema inmune, envejecimiento acelerado, falla en la regulación de insulina y cambios en los órganos principales y en el sistema gastrointestinal.  Las razones para modificar cosechar productos GM van desde hacer disponer de frutas sin semillas hasta hacer que sean resistentes a pesticidas, herbicidas e insecticidas.
  • No es necesario ingerir leche de vaca para producir leche. Los lácteos, aunque contienen vitaminas A, D y calcio tienen a la vez otras consecuencias por las que muchos prefieren ingerir otros alimentos ricos esos nutrientes y que son mejor sintetizados por el cuerpo que la leche de vaca.

  • La proteína de la vaca es el principal culpable de provocar cólicos en el bebé amamantado. Otras consecuencias están relacionadas a la salud general, tales como:
    • Los lácteos están cargados de factores de crecimiento insulínico (IGF-I), que pueden producir un transtorno de la insulina y cáncer mamario y gastrointestinal. Las vacas son inyectadas con hormonas de crecimiento bovino (rBGH) para aumentar su capacidad de producir leche, pero esto le eleva los niveles de IGF-I . Los niños se pueden ver muy afectados por esta hormona, en especial los bebés prematuros. En Canadá y en Europa está prohibido inyectar las vacas con rBGH para proteger la población.
    • Problemas de digestión, ya que el sistema digestivo humano es distinto al de los becerros, no procesamos la proteína de la leche de vaca. La proteína pasa a la leche materna y lo que muchas veces es diagnosticado como alergia a la leche materna o intolerancia a la lactosa, cuando en realidad podría tratarse de alergia a la proteina a la leche de vaca que ingiere la madre. Con eliminar los lácteos por una o dos semanas es suficiente para que el bebé ya no sufra más.
    • Se ha asociado el consumo de leche a enfermedades del corazón, cancer de ovario, infertilidad,  delgadez en las arterias y diabetes tipo 1.
    • Al ser pasteurizada, el azúcar en la leche se convierte en beta-lactosa, por lo que se absorbe más rápido en la sangre y tiene un efecto en el cuerpo similar al azúcar. La pasteurización destruye las enzimas, disminuye las vitaminas y el calcio se hace más insoluble, por lo que no es tan buena para los dientes y los huesos.
    • Algunos sustitutos ricos en calcio son: almendra, ajonjolí, cajuil, macadamia, naranjas, vegetales verdes, coles, granos blancos, granos blancos, brócoli, etc., siendo éstas mejor sintetizadas por el cuerpo. La soya es un sustituto pero pudiera provocar problemas de tiroides.
  • Reducir o evitar azúcares;
    1. A la caña le remueven las fibras y los nutrientes.
    2. El cuerpo no reconoce el azúcar blanca y la misma le roba al cuerpo las vitaminas y minerales.
    3. Al consumirla, los niveles de azúcar en la sangre se aumentan y el páncreas produce cantidades adicionales de insulina para ayudar al cuerpo a metabolizar la glucosa en el azúcar. Esta insulina adicional causa que bajen los niveles de azúcar en la sangre y resulta en energía baja y fatiga. A la larga, puede provocar diabetes. Muchas veces, se da glucosa de rutina a los bebés, sin considerar que esto puede ser un factor para la hipoglucemia. Es importante dar el pecho tan pronto nazca el bebé, pues el calostro contiene la cantidad de azúcar asimilable para el bebé sin provocar efectos secundarios. Hable con su pediatra antes de que nazca el bebé para que de las instrucciones a las enfermeras de llevar el bebé a la madre (o mejor aún, que no los separen) en vez de ofrecerle una botella de agua con azúcar (glucosa) al bebé. Dar glucosa debe hacerse cuando sea medicamente requerido y no de rutina.
    4. Cuando se consume azúcar refinada, el cuerpo produce otras hormonas androgénicas para metabolizar la glucosa, las cuales provocan estrés en el higado y un desbalance hormonal que ayudan a la formación de quistes. El hígado convierte el azúcar en grasas de cadena larga que contaminan la sangre.
    5. El azúcar puede dañar el sistema inmunológico, ya que produce un ambiente ácido en el estómago (ideal para el cándida), causa alergias alimenticias, aumenta el tamaño del hígado y anima el desarrollo de bacterias dañinas en el colon.
    6. Productos con azúcar blanca: sodas, bebidas de frutas endulzadas, bebidas con fructosa, jarabe de maíz, aspartame, endulzantes de frutas concentrados, glucosa.
  • A pesar de que la cafeína pasa en alrededor de un 1.5% a la leche materna, esto no parece afectar el sueño del bebé de manera significativa.
  • Las carnes convencionales como la de res o cerdo contienen toxinas dañinas (ácido úrico y esteroides) que son difíciles de digerir y que pueden provocar alergias no solo en la madre sino también en el bebé a través de su leche, ya que la proteina de la vaca es causa de alergias en los bebés.
    1. Muchas carnes contienen antibióticos, hormonas, factores de crecimiento, viruses y enfermedades de los animales que alteran el balance hormonal y las toxinas sanguíneas.
    2. Evite las carnes procesadas: tocineta, bologna, carnes en conserva, hamburguesas, hot dogs, embutidos, pastrami, salchichas, costillitas de cerdo o vaca, salami, lengua de vaca, etc.
    3. Prefiera carnes orgánicas de vacas alimentadas con grama, pollos y pescados orgánicos.
    4. Consuma porciones pequeñas y complementadas con mucha fibra vegetal sin almidón para facilitar la digestión.
  • La clara de huevo puede ocasionar alergias ya que forma moco similar a la leche y el cuerpo se defiende de su proteína cuando entra al torrente sanguíneo.
  • La producción de leche no se afecta bajo condiciones normales de nutrición aunque se puede ver afectada en condiciones de hambrunas extremas, donde se consuma menos de 1,500 calorías al día.
  • Amamantar consume calorias adicionales. La madre que amamanta por lo general pierde peso gradualmente por los primeros 6 meses siguiente al parto.  Una dieta balanceada y ejercicio moderado la mantendrán sana y perdiendo peso de hasta 1 libra por semana.
  • Cada mL de leche tiene alrededor de 0.67 calorias; al producir unos 750mL diarios, se gasta unas 500 calorías y si le suma la energía requerida para producir esa leche, requiere un aproximado diario de alrededor de 400 calorías adicionales, solo por amamantar!
  • Se ha asociado el amamantar por un largo periodo con una disminución de la obesidad.
  • En varias culturas hay mitos en cuanto a  la alimentación de la madre que amamanta. Esos mitos son más generalizados cuando se trata de un bebé que padece de cólicos por ejemplo, donde algunas veces, restringen tanto a la madre que pueden ponerla en riesgo nutricional.
  • No es necesario consumir o evitar un alimento en particular para producir leche. La mayoría de las madres pueden consumir su dieta normal sin ningún efecto secundario en el bebé.
  • Solo un 5% de los bebés pueden reaccionar a algún alimento que come la madre y usualmente el principal culpable es la leche de vaca. Si se sospecha de un alimento se puede suspender por 2 semanas y si al reintroducirlo vuelven a aparecer los síntomas, es preferible evitarlo por lo menos por los primeros 6 meses hasta volver a probar. En familias con alto riesgo de alergias, es recomendable evitar el maní y otros alimentos alergénicos.
  • Amamantar beneficia la salud de los huesos y previene la osteoporosis
  • Amamantar ayuda a que el bebé acepte una dieta variada una vez que inicie los alimentos complementarios alrededor de los 6 meses.
  • Acudir a un nutricionista o dietista si:
  1. Su índice de masa corporal (IMC) es menor que 18.5 o mayor que 25. Lo puede calcular diviendo su peso en libras por el cuadrado de la altura y multiplicado por 703, por ejemplo, para 127 libras y una medida de 5’2″ ((5*12+2) = 62 pulgadas) sería [127 ÷ (62*62)] x 703 = 23.23. Si usa el sistema métrico simplemente divide su peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros.
  2. Si es adolescente con menos de 4 años de su primera menstruación.
  3. Tiene alguna condición médica como diabetes, cirugía bariátrica, condiciones gastrointestinales, enfermedades metabólicas o desórdenes alimenticios, alergias, embarazos seguidos (menos de 18 meses entre uno y otro), problemas sicológicos y cualquier otra condición que pueda afectar su alimentación.

Referencias

Guías Alimentarias Basadas en Alimentos de la República Dominicana, Despacho de la Primera Dama SESPAS, 2009

Harvard School of Public Health El Plato para Comer Saludable. “Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, http://www.thenutritionsource.org y Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.”

Mi plan de acción para dar pecho Departamento de Salud de California

Página 12 Un límite para las fumigaciones en el campo

Parpia Khan SL. La Alimentación de la Madre que Amamanta. Nuevo Comienzo, Vol. 18 Numero 2 Año 2006

The Institute for Responsible Technology Riesgos de OMG para la salud

En inglés

Agnew T, A Multicultural Perspective of Breastfeeding in Canada Health Canada, 1997

Beauchamp GK, Mennella JA. Flavor perception in human infants: development and functional significance. Digestion. 2011;83 Suppl 1:1-6. Epub 2011 Mar 10

Butte N, Stuebe A Maternal health and nutrition during breastfeeding (Beyond the Basics) UpToDate, 2012

Butler J. White Lies. The health consequences of consuming cow’s milk. Vegetarian & Vegan Foundation 2006

Cancer Prevention Coalision Milk: America’s Health Problem

Centers for Disease Control and Prevention, Body Mass Index, 2011

Coiro V, Alboni A, Gramellini D, et al. Inhibition by ethanol of the oxytocin response to breast stimulation in normal women and the role of endogenous opioids. Acta Endocrinol (Copenh). Mar 1992;126(3):213-216.

Environmental Working Group

Epstein SS. Unlabeled milk from cows treated with biosynthetic growth hormones: a case of regulatory abdication. Int J Health Serv. 1996;26(1):173-85.

Foster, C. Ovarian Cyst Miracle, 2005-2012

Hausner H, Nicklaus S, Issanchou S, Mølgaard C, Møller P., Breastfeeding facilitates acceptance of a novel dietary flavour compound Clin Nutr. 2010 Feb;29(1):141-8. Epub 2009 Dec 4.

Huffington Post Roundup: Birth Defects Caused By World’s Top-Selling Weedkiller, Scientists Say

Institute of Medicine, Nutrition During Lactation 1991, pag. 133-152

Jacobson H Lactogenic Foods and Herbs

Kac G, Benício M, Velásquez-Meléndez G,  Valente J, Struchiner C Breastfeeding and postpartum weight retention in a cohort of Brazilian women American Journal of Clinical Nutrition, Vol. 79, No. 3, 487-493, March 2004

Kvenshagen B, Halvorsen R, Jacobsen M. Adverse reactions to milk in infants Acta Paediatrica. Volume 97, Issue 2, pages 196–200, February 2008

Mannel R, Martens P, Walker M Core Curriculum for Lactation Consultant Practice ILCA, 2nd ed 2007

Melnik BC, John SM, Schmitz G. Milk is not just food but most likely a genetic transfection system activating mTORC1 signaling for postnatal growth. Nutr J. 2013 Jul 25;12:103. doi: 10.1186/1475-2891-12-103.

Mercola J, Mermer C, Many people are taking insulin-like growth factor-I without even knowing it West J Med. 2001 December; 175(6): 378–379.

Natural Society Genetically Modified Foods

Nawrot P, Jordan S, Eastwood J, Rotstein J, Hugenholtz A, Feeley M. Effects of caffeine on human health. Food Addit Contam. 2003 Jan;20(1):1-30.

Nehlig A, Debry G. Consequences on the newborn of chronic maternal consumption of coffee during gestation and lactation: a review. J Am Coll Nutr. 1994 Feb;13(1):6-21.

NGO Project

Palmer, LF Bone Density: The Big Dairy Fallacy Dynamic Chiropractic Jan 1, 2002; Volume 20 (1)

Parpia Khan SL. Maternal Nutrition during Breastfeeding. New Beginnings, Vol. 21 No. 2, March-April 2004, p. 44

Santos Ina S, Matijasevich A, Domingues MR Maternal Caffeine Consumption and Infant Nighttime Waking: Prospective Cohort Study Pediatrics April 2, 2012

Straub B, Melvin C, Labbok M, A descriptive study of Cambodian refugee infant feeding practices in the United States. International Breastfeeding Journal 2008, 3:2

The Institute for Responsible Technology Genetically modified foods…Are they safe?

The New York Times Battle Brewing Over Labeling of Genetically Modified Food, May 25, 2012

United States Department of Agriculture, Health & Nutrition Information for Pregnant & Breastfeeding Women

Weibert S, Cultural Diversity and Breastfeeding  San Diego County Breastfeeding Coalision, 2002