Dientes y mordidas

Dientes y mordidas

Mientras los bebés maman, necesitan mantener su lengua sobre su mandíbula inferior; para morder necesitan tirar sus lenguas hacia atrás; esto sucede intencionalmente o durante el sueño.

Si un bebé muerde, mamá generalmente puede verlo venir; muy a menudo, el bebé sonríe dulcemente al final de una comida y luego muerde; La madre puede estar atenta a esto y estar preparada para retirar al bebé del seno antes de que suceda o emitir un “no” firme antes de que suceda.

En ocasiones, es útil tener un juguete, un trapo o un cepillo de dientes para que el bebé pueda morder; se puede retirar al bebé del seno y decir: “Puedes morder esto”.

Los bebés que muerden durante el sueño lo hacen de manera inconsciente y lo hacen con mucha fuerza; la madre necesita meter un dedo en la boca del bebé y abrirla.

En el caso de que el bebé muerda con fuerza suficiente como para causar una lesión, dejar descansar el lado lesionado, amamantar del otro lado y extraer con un extractor o las manos para aliviar la hinchazón y mantener la producción de leche; esto rara vez ocurre ya que la mayoría de los bebés aprenden rápidamente a no morder.

Si bien es natural gritar o mostrar una reacción fuerte similar a la mordida, las reacciones repentinas y fuertes pueden provocar que un bebé haga una huelga de mamar.

Morder puede ser la primera vez que una madre necesita decirle que no a su bebé y puede ser un momento difícil; el bebé no quiere lastimarla; él no sabe que morder duele. Esto también pasará.