Mi nombre es Giannina de 35 años, hace poco tiempo nació mi tercera bebé, Miranda, quien nació por cesárea, inmediatamente después de la recuperación, de aproximadamente dos horas, me llevaron a la habitación donde estaba mi bebe esperándome. Estaba muy feliz ya que pude pegarla inmediatamente al seno, la nena se acopló rápidamente y succionaba con mucha fuerza hasta por 45 minutos, sin embargo, cuando paraba seguía llorando. Además de esta situación la bebé dormía hasta 6 horas corridas.

Dados los hechos, la pediatra me recomendó completarle con fórmula cada vez que se quedara llorando, que era normal que la leche tardara en bajar cuando se hacía una cesárea. Además no debía dejarla dormir mas de 4 horas corridas, lo cual se convirtió en un reto ya que al despertarla, la acercaba a mi pecho y se quedaba dormida al instante, por lo que resultaba mas fácil darle leche en biberón.

Ya había pasado una semana en la misma situación, lo que me dejaba mas tranquila era saber que si se quedaba hasta 45 minutos succionando, era porque el calostro estaba saliendo. No fue hasta el octavo día que por fin salió la leche materna. Fue todo un acontecimiento, pero Miranda ya se había acostumbrado a completar con fórmula, de modo que ya no sabía como lograr que tomara solo seno. Fue cuando me visitó una amiga y me refirió a Yanet una consultora de lactancia certificada (IBCLC), su consejo fue el siguiente: debía amamantar a demanda, si se quedaba llorando debía completar con fórmula pero reduciendo la cantidad acostumbrada, de modo que la bebe se quedaba con hambre y volvía a pegarla al seno, en principio no salía nada del seno en la segunda toma, pero la bebe quedaba dormida de cansancio por tanto succionar. Me dijo: "debes ser consistente, esto tardará como tres semanas, cada vez que veas que se queda satisfecha al completar con fórmula, es momento de volver a reducir su cantidad". Para mi sorpresa a las dos semanas tenía a mi querida Miranda bebiendo 100% leche materna.

Debo ser sincera y decirles que pensé que no lo lograría, sin embargo gracias a Dios funcionó, solo se necesita determinación, amor y sobre todo muchísima paciencia.


Yanet Olivares, IBCLC
mamaRD.org provee información basada en evidencia, apoyo y recursos en alimentación infantil, amamantamiento y crianza.
La información contenida no sustituye el diagnóstico y tratamiento de su médico o proveedor de salud.